Escrito por Texto: Lic. Marta Opacak
Publicado en 03 Marzo 2014
Imprimir

En homenaje a los perros y gatos, fieles compañeros del ser humano desde los tiempos más remotos, hacemos un recorrido por el valor iconográfico que diversos movimientos culturales, estilos y períodos han dado a piezas de joyería integradas por estas tiernas mascotas.

En el Antiguo Egipto, perros y gatos eran elegidos como motivo para ornamentar piezas de joyería por su asociación con dos divinidades: Anubis y Bastet. Ejemplos de pectorales amuléticos los tendrán como figuras principales debido a su función de protección. La diosa Bastet era representada con cuerpo de mujer y cabeza de gato. Patrona de las actividades cotidianas en el hogar, se creía que habitaba en el cuerpo de los gatos y por medio de ellos, se 

encargaba de combatir a ratones y serpientes. El gato en dicha civilización era considerado un animal sagrado e incluso momificado. Anubis era el dios que guiaba al espíritu de los muertos al otro mundo. Tenía cuerpo de hombre y cabeza de canino negro, por el color de la tierra fértil, símbolo de resurrección. Con esta naturaleza, adquiría la aguda percepción de los perros y también su actitud de protección y lealtad para ayudar a los espíritus en tan importante tarea.

Con el Cristianismo, se los asoció a la labor salvífica de dos santos medievales: Gertrudis y Roque. Perros y gatos suelen acompañar a los mismos en la medallística devocional católica. Santa Gertrudis, una abadesa benedictina,
nacida en Nivelles, Bélgica, fue nombrada protectora contra los desmanes de las ratas, función no poco importante en épocas como la suya, en las que la peste bubónica se cobraba la vida de poblaciones enteras. Las habilidades naturales de los gatos, los convirtieron en sus compañeros ideales para cumplir dicho cometido. Respecto de San Roque de Montpellier, Francia, asistiendo a víctimas de la misma enfermedad, la contrajo y decidió alejarse del mundo a pasar sus últimos días en oración. Pero un inesperado amigo, un perro, le traía todos los días al hermano franciscano, un pan para comer y le lamía las úlceras que la enfermedad había producido en su cuerpo. Advirtiendo el diario robo, el dueño del perro, se propuso seguirlo y cuando vio su noble acción, decidió traer al enfermo a su casa y lo cuidó hasta su milagrosa recuperación. 

Izquierda: Plaqueta de bronce con San Roque y el perro. Francia. Mediados de siglo XVII. / Derecha: Camafeo con representación de la fábula atribuida a Esopo, “El perro y el trozo de carne”.

Protagonistas de anillos de sello, lograrán ser de fundamental importancia entre los siglos XII a XVI gracias a la heráldica. Ambos animales eran figuras estandarizadas de esta disciplina y como tales debían ser representados en el campo del escudo con las posiciones que marcaban sus leyes. Las posturas autorizadas para los perros eran: pasante (en actitud de caminar), sentado o corriendo. Se los describía como “acollarados”, si tenían collar o “hebillados”, si tenían hebilla. Simbólicamente un escudo con un perro, aludía a la fidelidad ante el peligro. El gato debía tener postura pasante, rampante (enfurecido parado sobre dos patas) o erizado (con el lomo arqueado). Simbolizaba la libertad, la actitud vigilante y el valor.

Los camafeos pre-renacentistas y renacentistas, representarían a perros y gatos en el contexto de narraciones clásicas o bíblicas, como el “Camafeo de Noé”, que refiere al relato del Arca de Noé donde él y su familia llevan en la misma una pareja de cada uno de los animales para que vuelvan a poblar la tierra luego del diluvio, realizado entre los años 1200-1250, puede verse actualmente en el Museo Británico de Londres. Otro ejemplo es el camafeo de “El perro y la sombra”, que plasma la fábula homónima de Esopo donde un perro que llevaba un trozo de carne en la boca,  vio reflejada en el agua la sombra del mismo al cruzar un río y al parecerle que el reflejo era mayor que el trozo original, quiso atraparlo quedándose sin ninguno de los dos. Esta pieza fue encontrada con el famoso Tesoro de Cheapside, que tenía piezas de los siglos XVI y XVII, y actualmente pertenece a la colección del Museo de Londres.

Izquierda: La princesa Grace de Mónaco y su perro Oliver / Derecha: Broche de oro de Van Cleef & Arpels.

Dentro del período Victoriano, la conocida como “Novelty Jewellery” rescató para la creación de broches, motivos decorativos simples inspirados por bienes de uso comunes como los que cualquiera podía tener en su casa incluyendo perros y gatos. A principios del siglo XX estos animales se instalaron definitivamente entre algunos de los temas favoritos de diseño para las casas de Alta Joyería.

El genio de Fabergé, dio el puntapié inicial. Las tallas de su equipo de artistas, entre los que se destacaban Boris Froedman-Cluzel, Grunberg Salkaln y George Malycheff, no buscaban conseguir un efecto 100% naturalista sino captar un rasgo o una postura típica de la mascota. A pesar de ello, el resultado final, tenía una impresión de realidad sorprendente. Como la que posee el gato de calcedonia con ojos de rubí creado alrededor de 1915 para la princesa Thyra de Dinamarca, con una actitud de estar enfurecido y la típica postura de lomo arqueado. El perro favorito de su cuñado, el rey Eduardo VII de Inglaterra, se considera la pieza más famosa entre la serie de animales de Fabergé. Era un Terrier Norkfolk, de nombre Caesar, realizado en 1908, en calcedonia con ojos de rubí y un collar de oro esmaltado con la inscripción “yo le pertenezco al rey”. Fue un encargo especial para su esposa, la reina Alexandra, quien lo recibió como obsequio en su cumpleaños.

Una obra maestra de René Boivin, de las primeras décadas del siglo XX, volvió a adquirir notoriedad en septiembre de 2013 cuando fue puesto en subasta por Sotheby’s. Se trata de un broche con un Labrador reclinado, con orejas, torso, garras y cola totalmente articulados. Perteneció a Alex y Elisabeth Lewyt, un matrimonio de coleccionistas que compartía el amor por el arte y el bienestar de las mascotas. Sobre todo Elisabeth, quien no conforme con su cargo de Presidente de la North Shore Animal League, que ocuparía desde 1969 hasta su muerte en 2012, recorría personalmente en una camioneta los distintos refugios municipales de Long Island, para salvar de la muerte a las mascotas que nadie reclamaba. La expresión melancólica en la mirada del perrito lograda por el artista debe haber significado tanto o más para ella que la destreza técnica en la manufactura del broche. El cuerpo fue realizado en diamantes, el collar en rubíes, los ojos en citrinos y la nariz en oro negro. Un detalle: el collar podía retirarse y ser utilizado como un anillo.

Reloj del Kit Cat Clock, “El gato que te despierta una sonrisa”.

Dentro de un nuevo espacio llamado “La Boutique”, Van Cleef & Arpels lanza en 1954 una serie de piezas con animales al estilo de los cartoons, a los que personalidades como Jacqueline Kennedy no pudieron resistirse. Se destacan broches, dijes y colgantes con mininos realizados en oro de 18k, diamantes, esmeraldas y detalles en esmalte, asi como broches con perros con cuerpo de oro de 18k, ojos de esmeralda y naricita de ónix. En cambio fue Cartier la firma elegida por Grace Kelly para convertir en joya a su adorado Oliver, un caniche con quien fuera fotografiada en varias oportunidades. Lo había recibido como regalo de bodas de Cary Grant, su amigo y compañero de trabajo. Otro ejemplo de aquella época es el broche fabricado en 1958 para la princesa de Mónaco, con 270 diamantes engarzados en platino, representando un caniche que la dama lució encantada. También se sumaron a crear obras de arte con cuatro patas Boucheron y Tiffany & Co.

Los relojes con motivos de perros y gatos, merecen un capítulo aparte, con dos momentos de producción culminantes: el período art déco y la década del 30 con el Kit-Cat Clock. Dentro del panorama de las artes decorativas, hicieron furor en toda Europa a mediados de la década del 20 una serie de pequeñas esculturas de bronce fundido y cincelado con las alargadas figuras de Demetre Chiparus. Su influencia se extendió a la composición de relojes de mesa que incorporaron en sus flancos figuras al estilo de las mencionadas, sin olvidar por supuesto a las de perros y gatos. Luego del crack de Wall Street en el 29, a raíz del cual se perdieron grandes fortunas y el desempleo y la pobreza alcanzaron niveles hasta entonces desconocidos, Estados Unidos entró en un período de depresión económica. Dentro de este clima, en un pequeño pueblo de Oregon, Earl Arnault diseñó en 1932 un reloj con forma de gato, con ojos en movimiento, expresión sonriente y cuya cola era el péndulo del mismo. El slogan publicitario para comercializarlo fue: “el gato que te despierta una sonrisa”, para aliviar un poco al menos a la preocupada población, mientras marcaba la hora en cada hogar. Los primeros ejemplares del Kit-Cat Clock fueron metálicos, pero la Allied Clock Company de Portland decidió luego adoptar el plástico. Su popularidad aumentó en los 40 y los 50, y en esa época se hizo el primer y hasta ahora único cambio en el formato de éste clásico, que se sigue fabricando hoy en día, agregando garras superiores y una corbata de moño para el felino.

Izquierda: La gatita de “Hello Kitty” enmarcada en de diamantes una línea de relojes/ Derecha: Colección Hello Kitty de Mikimoto.

El glamour de las pasarelas y la industria de la moda incorporaría detalles con gatos y perros en la época del cambio de milenio. En los 90’ una singular estrategia de marketing de la compañía japonesa Sanrio, retomó el personaje de “Hello Kitty”, una historieta nacida en 1974, que había resurgido en los 80, con el estreno de su serie de dibujos animados de TV. Gracias a la tarea de Yuko Yamaguchi, que modificó el diseño inicial de Yuko Shimizu, la imagen de la coqueta gatita amplió su alcance del público infantil a los adolescentes y adultos como una marca retro. El mundo de la joyería no pudo resistirse al efecto de la “Kittymanía” y en 2005, Simmons Jewelry Co. y Sanrio anunciaron su asociación para el lanzamiento de una marca de joyas llamada “Kimora Lee Simmons Hello Kitty”. El cuerpito blanco de Kitty, diseñado por Kimora Lee Simmons, adquirió un pelaje de diamantes y piedras preciosas con detalles en esmalte para su moñito ojos y nariz, y apareció en todo tipo de piezas: anillos, broches, aros, pulseras, dijes, colgantes y hasta tiaras. En 2008 se sumaría a la línea de alta joyería una serie de relojes de Hello Kitty para ampliar aún más el alcance de la marca.

Pandora, la empresa joyera danesa, patentó en el año 2000 un sistema de enhebrado progresivo de cuentas figuradas a collares y pulseras que hizo furor. Estas podían agregarse, sacarse o reorganizarse a gusto del usuario por medio de piezas especiales que ayudaban a sujetarlas. En estas, los gatos y perros fueron los favoritos, fabricados en plata, oro y oro blanco con agregados de gemas como amatista, ónix, perlas, etc. Las más populares fueron una cuenta con una parejita de perro y gato abrazados y dos ejemplos de joyería simbólica, tan de moda en aquella década: la versión Pandora del “Maneki Neko”, o gato de la suerte japonés, también popular en China y el perro de la serie de cuentas del Horóscopo Chino.

Como dice el refrán, todo lo viejo es nuevo otra vez. La joyería sentimental de luto, que surgió con fuerza en el período barroco y tuvo increíble apogeo en el victoriano, tiene una versión gatuna y perruna en la actualidad, que retoma la creación de piezas para recordar a los seres queridos que ya no están con nosotros. Eso sí, con una particularidad que puede llegar a causar algo de escozor: la denominada joyería de cremación de perros y gatos, donde se fabrican colgantes urna para ser utilizados, con las cenizas de la mascota y su huella estampada en el metal.

NOVEDADES POR E-MAIL

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir novedades periódicas por e-mail.
Recibir

ACTUALIDAD

Escudo Nacional por Patarca en el Hernandez

El sábado 12 de Julio, en el marco de su muestra “40 años de oficio en 30 mates”, Emilio Patarca realizó la don

Proyecto “Florecer”: Una sociedad filantrópica

En mayo pasado trascendió que la empresa Gemfields ha iniciado un proyecto filantrópico para la ayuda de jóvenes mu

Un diamante azul excepcional

Los diamantes azules son bastante raros, y encontrar uno que pese más de 100 quilates, mucho más. Tal fue el descubr

Un sentido adios a Lion Offer

Hace 9 años llegué a una oficina ubicada sobre la calle Lavalle, un lugar llamado Osaka. Quién diría que al abrirs

Dia del Padre especialisimo en Testorelli 1887

En este día del padre Testorelli 1887 busca homenajear a los hombres de la casa con las piezas de joyería que acent

De Dios Joyas en el Miami Fashion Week

Del 15 al 18 de Mayo se desarrolló la edición número 15 del Miami Fashion Week en el Centro de Convenciones de Miam

100 años de vida para celebrar

Alberto Corvetto es una persona muy conocida en el gremio por su larga y activa trayectoria.

Joyeria con diamantes de laboratorio

La diseñadora de joyas Reena Ahluwalia ha lanzado recientemente su primera línea de joyas con diamantes sintéticos

EVENTOS

Cuarenta años de oficio en treinta mates

Es costumbre del Maestro Orfebre Emilio Patarca fe

Biennale des Antiquitaires 2014

En septiembre de este año, trece de las mejores m

Comenzo Baselworld, gran cita anual de la relojeria y la joyeria

Baselworld, la gran cita anual de la relojería y

Oscars 2014

En los Oscars 2014 los pendientes fueron la joya f

Resultados INHORGENTA MUNICH 2014

INHORGENTA MUNICH ha corroborado en su 41 edició

Feria PuroDiseño 2014

La Feria PuroDiseño anuncia su décimo cuarta edi

Bairesjoya 2014

Los días 12, 13 y 14 de marzo se realizará Baire

La revista online de joyería en español más consultada. Técnica, actualidad, historia, gemología, diseño, eventos y más.
Consultas y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos publicados en este sitio web sin el expreso consentimiento de su editor.